EL NEGRO

El Negro no molesta, es un solitario.

Anda por lla calle de aquí para allá.

Su mirada siempre húmeda parte el alma,

dice muchas cosas, aún sin hablar.

Camina muy lento, como si le pesaran las penas

( que seguro las debe tener, y muchas).

Duerme donde lo agarra la noche.

Se hace un ovillo sobre sí mismo, en un rincón

y así se queda quietito, como no queriendo incomodar,

hasta que el sueño lo vence.

No tiene un lugar que sea suyo

y hasta parece que nadie lo extraña,

y mucho menos lo buscan preguntando por él o poniendo carteles.

Por suerte hay personas piadosas que piensan en el Negro

y dejan en sus veredas vasijas con agua y bandejas con sobras de comida.

Para él ese gesto de amores lo que le permite mantenerse.

Y aunque seguro quisiera tener una casadonde volver al término del día,

y una mano que lo acaricie con cariño,más, una voz dulce que le pregunte

´´¿por donde anduviste hoy, bandido?´´

también sabe muy bien que eso no pasará

porque hace años, cuando era muy chiquito, lo abandonaron en la calle y a su suerte,

y fue cuando pasó a ser solo el Negro,

un perro solitario y callejero.

OLGA. Derechos reservados.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s