Víspera de Reyes.

Víspera de Reyes.

Hoy ya es cuatro de Enero. Marito lleva agarrado muy fuerte de la mano a su hermanita Ana. Ella trata de soltarse de esa mano y correr adelante.
__No Anita; no hagas eso porque sino nos volvemos a casa. Ya nos dijo mamá: ´´de la mano y sin soltarse´´.
___Pero yo quiero llegar a ver esa vidriera que dicen que hay tantos juguetes.
___Ya vamos a llegar ¡mirá como te pones el vestidito de salir que te puso mamá !
___¿Y si cuando llegamos ya se los llevaron todos y no quedó nada ?
___¿Pero como se los van a llevar si están del lado de adentro? Es para mirar nomás.
__¿Pero si van a pasar los Reyes Magos?.
___Yo te explico —dijo Marito que con tres años más se creía en la obligación de aleccionar a su hermana que era aún muy niña, como le gustaba decir. Él, en cambio, era más experimentado, por eso ya salía a cartonear con su padre ___los chicos miran los juguetes y elijen cuál les gustaría y después los Reyes, si pueden pasar, se lo llevan la noche del cinco y a la mañana del seis, cuándo los chicos se levantan encuentran en los zapatos lo que pidieron.
___¿Y porque entonces a nosotros nunca nos dejaron nada?
___Porque a veces los Reyes no pudieron llegar a la jugueteria a tiempo, porque el mundo es muy grande y ellos son solo tres, me dijo mamá. Y yo los entiendo ¿vos sabés cuánto tienen que caminar en una sola noche? ¡Pobres, como les deben doler los pies! Debe ser como cuando papá llega a la noche y pone los pies en el agua porque no da más del dolor.
___¡Pobres ! —repite Anita como imaginando a los tres Reyes con los pies en remojo.
Y llegaron a esa calle donde estaba la famosa jugueteria con sus escaparates colmados de todo tipo de juguetes y de luces. Los dos pegaron su carita al vidrio, tanto, que éste se empañó con su respiración.
___A mi me gustaría ese camión y la pelota de futbol —dijo Marito pensando en voz alta.
___Yo quiero esa muñeca, la cocinita, la plancha, la camita y el coche para la muñeca…
___Nó, pará; se elige un solo juguete ¿ te imaginas si todos los chicos pedimos así, muchas cosas? los juguetes se terminarían enseguida y la mitad se quedarían sin nada. Iban caminando lentamente hasta el barrio ´´La esperanza¨ y hablando sin parar y emocionados aún por lo que habían visto.
___¿Será por eso que nunca nos trajeron nada ? Claro, entonces tenemos que pedir una sola cosa. No se que pedir porque todo me gustó mucho. Aunque ¡que lindo debe ser recibir muchos juguetes !
Entonce Marito con esa comprensión increíble por sus pocos años dijo:
___Aunque mamá me dijo los otros días que cuando el doctor pueda y nos consiga la casa…y ese trabajo para papá, seguro que los Reyes van a pasar. También quiere decir mucho que en estas calles tan feas cuando llueve, no se puede pasar por el barro y los zanjones llenos de agua… pobres camellos, no pueden andar….
Ya llegaban a su casa. María, su madre, salió a recibirlos y los dos se atropellaban con las palabras queriendo contarle lo que habían visto. Ella, en un suspiro dijo para sus adentros:´´¡si el doctor se acordara lo que nos prometió cuando vino a buscar los votos!´´
OLGA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s