El viento y la vida.

El viento y la vida.

Comenzó nuevamente el viento con su ronda
a levantar deshechos e invitarlos al baile
que provoca su furia, cuando convierte el aire
en una gran basura que se eleva.
Parece endemoniado cuando a las ramas corta
y retuerce a los árboles en esa mueca loca
como implorando calma,
que el impiadoso ignora.
Y refuerza sus ganas de huracanada bronca
y trae arena y tierra, hojarascas furiosas
y papeles que bailan una danza diabólica.
Y cuando se apacigua,
cuando todo vuelve a recuperar la calma
quedan rastros esparcidos de momentos muy crueles,
como aquellos que llevo por siempre en el alma.
Muchos fueron los vientos que soplaron en mi vida.
Algunos fueron solo como una tenue brisa
que pasaran por mi niñez … a toda prisa.
Y me dejaron cubierta de lágrimas y ausencias.
Pero la nostalgia es ese viento dulce
que cada tanto llega y solo me acompaña
junto a las hojas que en remolinos suaves
tapan los recuerdos, aquellos que se extrañan.
Vientos del sur o del norte,
viento pampero que viene cruzado
cuando con el oeste se entrelazan
y hacen temer por todo lo plantado.
Viento componedor, cuando luego de la lluvia
sopla secando los campos que se inundan.
Así te quiero, que soples con prudencia,
que no seas tan terco y no te ensañes
destruyendo a tu paso y a mansalva,
como si actuando de ese modo así lograras
calmar algún dolor que te acompaña.
Sigue tu marcha en paz amigo viento,
que aún para vos … la vida es larga.
OLGA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s