Los veranos.

Los veranos.   Hoy recuerdo esos días de verano, cuando el calor tan fuerte secaba hasta las flores; cuando las lagartijas cruzaban los caminos y las chicharras aturdían todo el día con su canto. Esos veranos de cielos estrellados que invitaba a imaginar cualquier historia, cuando de lejos se escuchaba el trote de algún caballo, … Sigue leyendo Los veranos.

Anuncios

Sin vos.

Sin vos. No se las veces que arranqué las hojas. Un renglón o dos y luego fue el silencio ... Los bollos de papel que estrujaba entre mis manos en un momento fueron los que me rodearon. Tantas veces pensé en las palabras adecuadas, en como te diría lo que nunca me animaba a decir, … Sigue leyendo Sin vos.

El cielo.

El cielo. Me quedé extasiada mirando ese cielo. Siempre sentí por él esa atracción tan especial. Recuerdo mucho cuando era muy pequeña, me gustaba encontrar en él figuras. Ciertas nubes tenían para mi formas muy raras, o tal vez no, y era mi imaginación que las creaba. Una ovejita ...dos, tres, varias ... Para mi … Sigue leyendo El cielo.

Las manos.

Las manos. Como alegres figuras de algunas sombras chinas las manos muy inquietas parecen volar. Son como palomas, o más bien mariposas que se mueven sin pausa y no detienen su andar. Aún cuando la casa se quede en penumbras ellas siguen ufanas haciendo su labor. Guardando los enseres que usó para la cena; acomodando … Sigue leyendo Las manos.