La juventud.

La juventud.

Quisiera una almohada con bolsillo

para guardar en ella tantos sueños

y sábanas de hilo perfumadas de amor.

Un colchón relleno de ilusiones nuevas

y taparme con un rebozo de pasión.

Imaginar tocar a las estrellas

caminando feliz por la cornisa

con los ojos tapados y cerrados

sabiendo que si caigo hay unos brazos

que acudirán de prisa .

Quisiera sentir en mi piel de nuevo,

que me acaricie el viento sin reproche

y caminar descalza por el pasto mojado

que dejó la lluvia que cayó en la noche.

Volver a sentir … lo que sentía entonces,

las manos de caricias anhelantes,

el corazón en guardia

y esa ansiedad eterna y tan constante

de encontrar tu mirada atrapada en la mía.

Y aquel extraño frío cuando es solo verano

que estremece mi cuerpo

cuando pienso en adioses

que no pude aunque quise, evitarlos entonces.

Pienso en la mariposa tan sutil, tan hermosa,

que recorre el jardín, pero busca a la rosa

y adora la tersura de sus pétalos tiernos,

como aquel primer beso que dejaste en mi boca.

Cierro los ojos, quisiera dormirme …

quisiera por un segundo

volver de nuevo a comenzar la historia,

volver a tener aquellos años que tuve,

simplemente … volver a ser joven.

Que me caigan los recuerdos como gotas de lluvia,

que me empapen de nuevo hasta el alma

y guardar en un libro preciado, de nuevo,

los pétalos de un amor ya deshojado.

Tapar las viejas heridas de amores enrevesados

con suspiros devenidos en brisas

y con tréboles de cuatro hojas que alguna vez he juntado.

¡El tiempo es tan corto ahora !

ya vislumbro el final del recorrido,

tal vez sea por eso que hoy quisiera

volver a vivir lo ya vivido.

Saborearlo lentamente, sin apuro,

como cuando tengo ante mí algo muy rico

y lo disfruto con ganas como si fuera

en mi boca, un chocolate crujiente.

Al mirar hacia atrás veo allá, muy lejos ,

la juventud que va tomando distancia.

Veo a mis amigos caminando juntos,

escuchando música …o bailando.

Pero yo, tengo los ojos empañados.

Tal vez sea por eso que no logro reconocerlos.

Pero nada de eso es real, son solo pensamientos.

La realidad es otra y no se cambia

por más voluntad que ponga yo en negarla.

Me acuesto. Ya no pienso en el ayer,

mejor que piense en el mañana…

Quisiera una almohada con bolsillos

para guardar mis sueños junto al alba.

OLGA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s