Sin vos.

Sin vos.   No se las veces que arranqué las hojas. Un renglón o dos y luego fue el silencio ... Los bollos de papel que estrujaba entre mis manos en un momento fueron los que me rodearon. Tantas veces pensé en las palabras adecuadas, en cómo te diría lo que nunca me animaba a … Sigue leyendo Sin vos.

Anuncios

Hasta que Dios lo decida.

HASTA QUE DIOS LO DECIDA. Aunque el día era muy cálido en ese mes de octubre que olía a primavera, Francisco Sosa era preso de un gran temblor que recorría todo su cuerpo. Salió del consultorio médico de esa clínica céntrica, caminó unos pasos como pudo y decidió sentarse a la mesa de un bar … Sigue leyendo Hasta que Dios lo decida.

El cielo.

El cielo.   Me quedé extasiada mirando ese cielo. Siempre sentí por él esa atracción tan especial. Recuerdo mucho cuando era muy pequeña, me gustaba encontrar en él figuras. Ciertas nubes tenían para mi formas muy raras, o tal vez no, y era mi imaginación que las creaba. Una ovejita ...dos, tres, varias ... Para … Sigue leyendo El cielo.